CANCANEO, DOGGING Y CRUISING

El cancaneo de toda la vida es una palabra española que define la práctica sexual que consiste en mantener relaciones sexuales en lugares públicos, normalmente anónimamente y sin ataduras de ningún tipo. Practicar Dogging: El cancaneo suele realizarse en descampados, playas, parques, bosques, arboledas junto a las playas, baños públicos, áreas de descanso de las autopistas y otros lugares apartados que faciliten el anonimato de las partes implicadas en el contacto sexual.

Existe una variante en el que una pareja, normalmente heterosexual, mantiene relaciones sexuales en un lugar público, con intención de ser mirados o incluso para que se unan terceras personas. Hay muchas parejas a las que les excita sobremanera sentir miradas ajenas cuando mantienen relaciones sexuales.

En idioma inglés se utiliza la palabra dogging para referirse al cancaneo cuando los practicantes son heterosexuales.

De igual forma, en inglés se usa la palabra cruising cuando nos referimos a las prácticas sexuales en lugares públicos, pero exclusivamente en el ambiente gay.

Como en la mayoría de los aspectos de nuestras vidas, aquí también hay normas:

La primera y más importante es que “no es no”, no tenemos que dar ninguna explicación a nuestra negativa a mantener una relación sexual, debe aceptarse con total naturalidad por la otra parte.
En Estados Unidos no se puede tocar sin antes pedir permiso. En Europa es aceptado comenzar con pequeñas caricias en zonas no erógenas, y si no se es rechazado, se considera una invitación a continuar.
Si en un vehículo estacionado en un lugar donde sean habituales estas prácticas sexuales se encienden intermitentemente las luces externas, sus ocupantes están indicando que en ese coche hay o habrá marcha.
Si la luz interior del vehículo se encuentra encendida, se activa el modo voyeur, quieren que mires. Hay que tener claro que las puertas y ventanillas estén completamente cerradas si no deseas que nadie se acerque a participar en tu fiesta.
Si el coche, además de la luz encendida, tiene alguna de sus ventanillas bajadas, te están invitando a mirar y a tocar.
Si te abren la puerta te están invitando en toda regla a entrar y unirte a la fiesta. Y si la puerta está continuamente abierta, están invitando a todo el que guste.
Por supuesto, si permites la entrada en el juego a terceras personas, utiliza siempre preservativos, por la seguridad de los intervinientes y como medida de prevención ante las enfermedades de transmisión sexual.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *